Aprendizaje informal = buscar y compartir

image

La semana pasada comí con Jorge Dieguez y tuvimos (como siempre) una conversación muy interesante sobre las causas que pueden llevar a un proyecto de implantación de entornos sociales corporativos en la empresa a fracasar o a tener éxito.

Jorge, escribe esta semana también un artículo en este sentido en el que indica que el 90% depende de las personas y el 10% de la tecnología. Dejando de lado los porcentajes, estoy muy de acuerdo en que motivar e involucrar a las personas en un proyecto de este tipo es fundamental.

Si depende tanto de las personas, ¿No deberíamos, antes de comenzar, conocer nuestro público objetivo y tomar las medidas que sean necesarias?

Esta mañana leía un artículo de Jane Hart en el que venía a decir que no podemos dirigir el informal learning, sólo el uso de los medios.

Si consideramos informal learning al que suele suceder continuamente, mientras trabajamos, y somos capaces de fomentar que suceda frecuentemente, que los empleados “busquen mejor” o que tengan más recursos para “buscar”, dispondremos del mejor motor de aprendizaje.

Y si, además, somos capaces de compartir todo eso con otros, a medida que sucede, daremos un impulso infinito a ese motor de aprendizaje.

  • Fomentar que suceda

Para fomentar que este tipo de aprendizaje suceda frecuentemente, podemos facilitar al usuario el diseño de su PLE, darle herramientas (lectores RSS, aplicaciones que actúen como concentradoras de información, herramientas que faciliten su día a día) darle contenidos (qué blogs son recomendables, qué cuentas de twitter son interesantes).

Con un empujoncito basta. Luego debe ser él mismo el que sepa encontrar recursos interesantes y personalizar su PLE, hacerlo suyo.

image

 

  • Compartir todo eso con otros

Aquí es donde entran dos factores muy importantes, la tecnología y la motivación.

La tecnología, es decir, la aplicación en la que se basa el entorno social debe ser, sobre todo, fácil e intuitiva. Bajo mi punto de vista es vital que sea accesible desde dispositivos móviles también y que no sea impermeable, que pueda tener contenido externo.

La motivación es un factor crítico en este tipo de proyectos. Primero debemos conocer muy bien el público objetivo porque no nos mueven las mismas cosas a todos. En unos casos serán premios económicos, en otros casos simplemente la oportunidad de participar de decisiones importantes para la empresa, en otras desempeñar el papel de experto.

  • ¿Y la realidad?

El problema es que, en la práctica, los proyectos de formación de este tipo, nunca se apoyan en estas bases. Un 50 % se dedica a la elección de la herramienta social y los desarrollos necesarios para su integración y adaptación y un 40 % se dedica a la elección de contenidos que enriquezcan la herramienta. Queda un 10% que se dedica a la dinamización que suele consistir en bombardear al alumno con mails y propaganda de todo tipo.

¿Y si invirtiéramos más en capacitar a los alumnos para utilizar las herramientas que nos rodean? ¿Y si les explicamos lo que pueden obtener a cambio?

José Manuel Martín

Me llamo Jose Martin, me dedico al mundo del e-learning desde el año 2001. Actualmente soy Director de producto en NETEX y estoy especialmente interesado en: Gamificación, Learning Analytics, Mobile learning, learning Experience Platforms y, en general, todos los proyectos de formación online que requieren de una parte tecnológica y de innovación importante.

6 comentarios en “Aprendizaje informal = buscar y compartir”

  1. Hola José, coincido contigo en los % que indicas al final de tu publicación. 😀 Es cierto, es lo que suele pasar. Y está muy mal, la verdad. Ya que el enfoque debería ser al revés. Pero es lo que pasa con todo el sector de e-Learning desde su nacimiento… La tecnología, en vez de concebirse como puro soporte y transparente vehículo, se convierte en el centro del proceso. Un poco por desconocimiento de la misma por parte de muchos directores de formación y un poco por la buena propaganda que hacemos las empresas del sector. 😉 En fin, creo que la parte tecnológica sí es ESENCIAL, pero al final al cabo terminará siendo una commodity como hoy lo es una pizarra tradicional en un aula física en un centro de formación.

    Al mismo tiempo, en las épocas de inmadurez y cambio, es también cierto que las diferencias entre un producto y otro son más tangibles. Quiero decir, entre una pizarra y otra probablemente hoy en día – después de siiiiglos de evolución de esa «tecnología» – las diferencias ya son mínimas. Pero así no es entre una tecnología de formación 2.0 y otra. Hay diferencias, y muy grandes. Poco a poco estas diferencias desaparecerán. Pero todavía estamos en el medio del huracán, ¿no?

    Un saludo, MR

  2. Gracias Marcello, Excelente análisis que nos pone en contexto. Estoy bastante de acuerdo pero creo que falta un ingrediente, el nivel de innovación en la red es exponencial, es constante. No sé si llegará a commodity.

    Fíjate en las LMS, ¿Dirías que son commodity ahora?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *