Mantener el foco en el usuario

Hay unas piedras en Georgia que contienen un mensaje para futuras humanidades escrito en inglés, ruso, chino antiguo, árabe, swahili, hindú y hebreo a modo de consejo o guía para quien las lea en el futuro.

 “Mantener la humanidad por debajo de 500.000.000 en perpetuo equilibrio con la Naturaleza”

Si pudiera escribir un mensaje para los Sistemas de formación del futuro yo escribiría la frase:

“Mantener el foco en el usuario, que él sea el centro”

Se trata, sobre todo, de facilitar a los usuarios aprender sobre temas relacionados con sus intereses más que obligarles a tomar contenido compliance u obligatorio por su posición en la empresa o porque el departamento de L&D (ese oráculo) se lo haya asignado.

Soy consciente de que el camino que están recorriendo las plataformas de nueva generación como los LXP, incorporando cada vez más funcionalidad de los LMSs, es un camino complicado porque es difícil elegir dejar algo fuera y porque los clientes ejercen una fuerte presión para tener solamente una solución de formación que incorpore TODO (para tener todo integrado). Pero aquí no se trata tanto del “qué” sino del “cómo”.

Un ejemplo típico de LXP. Las recomendaciones

Por mucho que una plataforma tenga una apariencia moderna y tenga playlists de contenido recomendado para el usuario, si en cada una de esas playlists sigo el mismo criterio que seguía en un LMS tradicional, no estamos adaptándonos al cambio.

Imaginemos un empleado que accede a su plataforma LXP y solamente ve una playlist que le recomienda contenido basado en su job role…le estamos privando de la libertad de aprender sobre Agile, sobre diseño, etc porque es un empleado del departamento financiero. Pero si, además, tiene otras playlists que le recomiendan contenido tipo “más popular”, “mejor valorados”, “basada en tus intereses”, el empleado vuelve a estar en el centro del proceso (en vez del departamento de L&D)

Un ejemplo típico de LMS. Las clases presenciales

Se me ocurren pocas funcionalidades menos alineadas con los LXP que las clases presenciales pero, de nuevo, el “cómo” es más importante que el “qué”. Si un LXP permite al empleado descubrir clases presenciales relacionadas con sus intereses, le da acceso a unos contenidos “pre-work” que van a facilitar su comprensión de la clase, le hace llegar unos tests “post-work” que le van a  ayudar a no olvidar lo que ha aprendido en la clase (liberados según la curva del olvido), entonces sí estamos adaptando una función tradicional poniendo en el centro al usuario.

Si las nuevas plataformas resuelven las mismas necesidades de la misma forma, entonces no son nuevas


José Manuel Martín

Me llamo Jose Martin, me dedico al mundo del e-learning desde el año 2001. Actualmente soy Director de producto en NETEX y estoy especialmente interesado en: Gamificación, Learning Analytics, Mobile learning, learning Experience Platforms y, en general, todos los proyectos de formación online que requieren de una parte tecnológica y de innovación importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *